viernes, 25 de abril de 2014

Las calizas de París y el polvo de estrellas

Nunca me gustó mucho la geología, en verdad creo que solo estudié unos pocos temas en toda mi vida, pero no me motivaron demasiado.
He llamado a este artículo así porque vi en documental que las catacumbas de París (esas en donde hay cientos y miles de cráneos) eran en su origen canteras para extraer piedra caliza con la que crear los monumentos y edificios de la capital.

María Jeunet París


Os preguntaréis que qué tiene que ver esas piedras calizas conmigo, ¿no?
Pues mucho, amigos, tiene mucho que ver. 

¿Sabéis que de alguna forma somos polvo de estrellas
Cuando el Universo estalló lanzó su materia en todas direcciones. Y esa materia, esos átomos forman parte de todo: desde la pantalla en la que estás leyendo ESTA palabra a las células de tu retina que recogen la luz y la envían a tu cerebro (que también está hecho de esos átomos, de ese polvo de estrellas).

María Jeunet polvo de estrellas


¿Nunca os ha pasado sentiros bien al lado de alguien al que casi no conocéis?
¿Nunca os habéis sentido en casa siendo la primera vez que visitáis un lugar...?

Puede que esas sensaciones surjan más allá de lo que podemos entender, puede que simplemente uno se sienta así de bien, porque se ha arrimado al mismo polvo de estrellas del que está hecho :) 

Creo que las losas de piedra caliza que recubre casi todos los edificios del centro de París deben tener el mismo polvo de estrellas que mi cerebro, porque cuando camino entre sus calles, llenas de luz y brillo, me siento como en el cielo. Mi pecho se relaja, disfruto de cada segundo, todo lo que veo me parece único. Y casi sin querer, empiezan las chispas: esos pequeños fogonazos de luz que son primero pequeñas ideas y después una sucesión de palabras que otros leerán y disfrutarán. Mágico, ¿verdad?


Me gusta pensar que el amor es así, que está hecho de polvo de estrellas. 
Cuando conocí al mío se estableció entre nosotros una conexión única, diferente y que jamás antes había notado con otra persona. Lo nuestro fue un flechazo en toda regla y hubo mucha magia/casualidad de por medio (pero eso, amigos, queda entre él y yo...). 
Las cosas no son siempre fáciles, no creáis que nuestra vida es cada día de color rosa... pero igual que soy consciente de que la gravedad me mantiene pegada al suelo, sé que él está ahí para mí. 


Este post es para ti, cariño. 
Creo de verdad que tienes algo de mago, porque haces que sienta que vuelo cuando estoy contigo. 

María Jeunet y el amor